miércoles, 29 de agosto de 2012

Adulto con alma de niño


Cuando somos niños, queremos ser grandes, crecer. Admiramos a los mayores que nos rodean y nos queremos parecer a ellos, los imitamos, nos formamos una idea de quienes seremos en el futuro.

Algunos adultos ya no juegan, se atiborran de limitaciones, preocupaciones, la lógica los domina, la imaginación, fantasía y cosas absurdas se van controlando para no dejarlas salir, pues ya son "adultos", que va decir la gente si me comporto así, pensarán que soy inmaduro y llegan los bloqueos mentales, las experiencias y pensamientos negativos pueden llegar a crear un adulto lleno de rencor, odio, ira, irrespetuoso con los que lo rodean, convirtiéndose en una persona tóxica que lastima a los demás y contagia de esa energía a quien lo rodea.

Ser adulto se a formado en una etiqueta pre establecida, el seguir el mismo patrón que hace la mayoría considerado como normal, pero normal no es lo correcto o lo real, normal es la costumbre social y si rompes ese estándar, hay temor a la desaprobación, al rechazo, al que dirán, por lo que la mayoría opta por seguir el camino de los borregos con el concepto que se ha creado de ser un ADULTO.

Cuando somos niños modelamos todo lo que observamos de los adultos con los que convivimos. Adquirimos sus ideas, sus creencias, su religión, nos programan los padres, maestros, amigos como una computadora aunado a nuestra bioquímica y adn, experiencias se va formando nuestra personalidad en base a lo que nos han instalado de pequeños, pueden ser cosas buenas para empoderarnos o situaciones, dolorosas que nos pueden causar algún trastorno de personalidad o trauma. Se acostumbra en nuestra sociedad a enseñar que la vida es dura y difícil, algunas madres que vienen ya con los patrones de sus propias madres educan a sus hijas con el machismo y sumisión sin saber el daño que esto hace no romper ese patrón: ideas como que hay que someterse a lo que el hombre diga, las niñas "bonitas" se portan bien, el divorcio es pecado, hay que llegar virgen al matrimonio; las niñas modelan los comportamientos de su madre, si ven que ella sufre por el esposo, creen que eso es lo que  hay que hace, si ven que ellas son maltratadas o se dejan golpear, creen que es lo que es natural; el machismo impulsado por la propia mujer: cuando llegué tu papa vas a ver como te va ir... violencia y mas que violencia, machismo a todo lo que da.

- Cuando seas mayor, lo entenderás – Decían – Mientras tanto, hazme caso a mí que se lo que te conviene. Porque soy tu madre. Soy tu padre y se lo que es lo mejor para ti.

No contar con la opinión de los niños o tratarlos como si fueran seres irracionales, hace bajar su autoestima, los aleja de la relación con sus padres, los hace seres dependientes, sin desarrollar su capacidad para tomar sus propias decisiones.

Nosotros, adultos, somos esos niños que una vez nos formaron, pero algunos ya no somos ese niño libre, creativo, aventurero, explorador, atrevido, sin límites, nos han puesto en un molde.

En el fondo, no eres un adulto, sigues siendo ese niño que se fastidiaba cuando le obligaban a hacer algo injusto o que se divertía reventando burbujitas en las bolsas, mojarse en la lluvia, saltar en los charcos, reír a carcajadas sin pensar en el que dirán, explorar y maravillarse con pequeños detalles, considerar amigo sin juzgar como solemos hacerlo ya de grandes, somos ese niño que le gusta cantar, bailar, jugar, hacer travesuras, pero el super yo y las creencias sociales nos limitan a no expresar nuestro niño ante los demás.

El niño para por etapas rígidas que separan al adulto de la realidad llegando a pensar que los adultos, son más inteligentes que los niños.

Siendo el común adulto nos llenamos de ideas preconcebidas, de estereotipos, pre-supociones, pensamientos irracionales, que de pequeños no teníamos.

Sigues siendo ese niño lleno de magia, de energía, creatividad, sin prejuicios, que olvida pronto sin preocuparse si hay que perdonar, que vive al día haciendo lo que mas le gusta: JUGAR, porque jugar no solo es de niños, los adultos pueden jugar y desempeñarse en sus relaciones y en lo laboral haciendo lo que mas le guste, que no te importe el que dirán, evita perder la magia del niño que tienes adentro, todos esos recursos ahí están, solo haz cambiado de forma, tu ser es el mismo, lo puedes des-programar de todos los paradigmas o creencias que no te pertenecen y crees que ahora te forman como tu personalidad. Despierta tu verdadero ser, despierta a tu niño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y TU QUE OPINAS?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...