miércoles, 26 de septiembre de 2012

La Oruga.

Imagina una oruga. Pasa gran parte de su vida en el suelo, viendo a los pájaros, indignada con su destino y con su forma. «Soy la más despreciable de las criaturas—piensa—. Fea, repulsiva, condenada a arrastrarme por la tierra.»


Un día, sin embargo, la Naturaleza le pide que haga un capullo. La oruga se asusta, nunca antes había hecho un capullo. Piensa que está construyendo su tumba y se prepara para morir. Aunque indignada con la vida que ha llevado hasta entonces, se queja de nuevo a Dios.

«Cuando por fin me he acostumbrado, Señor, me quitas lo poco que tengo.»

Desesperada, se encierra en el capullo y espera el fin. Algunos días después, se ve transformada en una linda mariposa. Puede pasear por el cielo y ser admirada por los hombres. Se sorprende con el sentido de la vida y con los designios de Dios.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...